MIS VIAJES

A BRASIL NAVEGANDO EL RIO AMAZONAS

El Río Amazonas se disputa con el Nilo, el titulo del mas grande del mundo. Su inmensidad asombra tanto, que cuando los españoles llegaron a America por primera vez pensaron que era un mar. De los nueve países que recorre yo en navegado por tres de ellos, desde Iquitos, Perú; pasando por Leticia, Colombia y llegando hasta Santarem Brasil; pero hoy solo les voy hablar de mi aventura entre Colombia y Brasil.

Este viaje lo hice para la copa del mundo de Brasil. El barco salió desde Tabatinga-Brasil, frontera con Colombia. Fue un viaje de 3 dias y 3 noches sobre el Río Amazonas. El barco zarpó un sábado a las 12:00 del mediodía y llegamos a Manas el martes por la mañana. Qué aventura mas Fascinante, desde el comienzo todo mundo estaba emocionado, pues para la mayoría seria  la primera vez  en un mundial de fútbol. Había gente de todas partes: unos 50 Colombianos, 5 Mexicanos, muchos Ingleses; otros Australianos, Canadienses, Alemanes, Suizos, un Japones y un Judío; los demás eran Brasileros. Todos exitados por la aventura del mundial.

El capitán del Barco se había aprovisionado de cervezas para los tres días del viaje, pero el primer dia a las 11 de la noche se le informó a todos que el preciado líquido se había acabado, y no era para menos, desde que subimos al barco a mediodía comenzamos a celebrar, todo mundo bebía, el éxtasis colectivo no dejaba pensar en que eran tres días de viajes. Afortunadamente para todos a la mañana siguiente el barco se detuvo en un pueblo y se aprovisionó nuevamente, volvía la esperanza de beber. Por ser la copa del mundo ese barco iba lleno de gente de muchos países y la alegría era total, los 350 pasajeros no se cambiaban por nadie. Un dia antes habiamos hecho un pequeño grupo, Fabio de bogotá, David, de medellín, y Willian y Angie de Cali, pero radicados en New York. Aunque durante el viaje compartía con todos, era con ellos cuatro con quienes pasaba la mayor parte del tiempo, y cuando llegamos a Manaos con  Fabio y David nos quedamos en el mismo hotel en una habitación para tres personas. Los días en el barco comenzaban con la fila para los baños y el desayuno, pero era fluido, luego la gente se ponía a leer, hablar un poco mientras llegaba el almuerzo, y automaticamente despues del almuerzo, comenzaba el consumo de cerveza, y después la comida más licor, baile y risas hasta la medianoche que se daba la orden de dormir. La última noche le pregunté al capitán porque no dejaba que la gente se quedará hasta la hora que quisiera, y justo cuando me decía que la gente se enloquece cuando está consumiendo licor, en ese momento, Sam, uno de los ingleses estaba en la proa del barco con los calzones abajo mientras alguien le hacía una foto de su blanco trasero. Ahora se da cuenta porque a medianoche todo se apaga y se manda la gente a dormir? ya veo. 

No se como seran los otros viajes en esta ruta, pero este fue excelente, hubo mucha socialización, tanto que una chica de canada, Sacha, se le ocurrió hacer un grupo de facebook y a dia de hoy algunos seguimos en contacto.

Dormir en hamacas por 3 noches

La travesía  sobre el Río Amazonas es bastante tranquila, el barco es muy estable y la tripulación está pendiente de todo. A medida que  avanza el viaje,  desaparece el bullicio de la ciudad, y comienzan a escucharse los sonidos de la selva. Después de varias horas navegando, la panorámica es la misma, agua y selva, hasta que de repente la imagen se interrumpe por dos solitarias casas sin nada más alrededor, y te preguntas: Cómo es posible que alguien viva aquí?, y justo en ese momento algunos niños se asoman por la ventana a regalarte un saludo y una sonrisa, y ahí,  te das cuenta que la felicidad tiene muchos matices. Algo que no falta en este viaje, son los delfines, que juegan a ganarle la carrera  al barco, pero solo por unos minutos, luego desaparecen.  En un río tan inmenso, también sorprende encontrar campesinos a bordo de botes tan estrechos que parece van a hundirse con el menor movimiento, pero eso pocas veces ocurre, y si sucede son expertos nadadores, no hay de que preocuparse. Cuando el día está radiante y el río está muy claro y casi sin moverse  logra verse la misma imagen en el cielo y en el agua. Esto es, fascinante. En definitiva es un viaje precioso, te adentras en la naturaleza en su estado más puro

Fabio, David, Jhony, Angie Y Willian.

Si hubiera conocido esta manera de ir a Brasil, estoy seguro había ido antes, es muy fácil. Solo hay que llegar a  leticia. Allí se encuentra la triple frontera, Perú, Colombia, Brasil. En mi caso, que  vivo en cartagena, tuve que  viajar hasta bogotá y de bogotá a Leticia. llegué un jueves así que tuve que esperar hasta el sábado que salía el barco, pero fue bueno estar ahi unos dias antes y conocer la zona. Me quede en el Hostal la Casa del Kurupira , allí mismo me vendieron el boleto para el barco, ellos tienen también una agencia de turismo excelente, SelvaAventura.

Estando en Leticia puedes ir caminando hasta Tabatinga, territorio Brasilero. Te das cuenta de que estás en Brasil  cuando empiezas a ver los letreros de las tiendas en Portugués. en esa zona ambos países comparten la misma calle.

Los Barcos de la empresa que yo viajé salen los días: lunes, martes, jueves y sábados, es posible que los otros días salen barcos, pero te recomiendo esos días. En la calle principal de Tabatinga se encuentra la oficina de migración de Brasil, allí debes sellar tu pasaporte un día antes del viaje, algo mas, el pasaje lo puedes comprar en el lado Colombiano, por lo general en los hoteles los venden, o  puedes ir al lado Brasilero y comprarlo tu mismo. A día de hoy el pasaje cuesta, 250 reales (45usd) incluye tres comidas al día, y debes llevar tu hamaca para dormir, o si quieres más comodidad, puedes pagar más por un camarote. La comida en los barcos es abundante y buena, tu mismo sirves en tu plato lo que quieras comer, pero te recomiendo servirte poco, y si quedas con hambre te sirves más, porque a la gente de la cocina le molesta mucho que tiren la comida, y en algunos casos te cobran por la comida que desperdicias. 

Estos barcos barcos tienen tres pisos en el primero está el motor que hace un ruido altísimo, por eso te recomiendo llegar temprano para que te ubiques en el tercero, los que llegan de ultimo no tienen más remedio que dormir donde más ruido hay. En la cubierta del barco hay un bar donde puedes comprar bebidas, pero si puedes comprar cosas en un supermercado antes del viaje, mejor. Algo muy importante, la policía federal requisa todo el equipaje  cuando estás subiendo al barco y antes de llegar en Manaus. Así que cuida de tu mochila y conoce quien está al lado tuyo.

Espero que te animes a viajar y hagas esta travesía por el amazonas, para mi ha sido de los mejores viajes que he hecho.

Si tienes alguna pregunta, no dudes en hacerla. déjame tu comentario o envíame un e-mail.

SUSCRIBETE A MI CANAL MOCHILERO 5 ESTRELLAS

10 thoughts on “A BRASIL NAVEGANDO EL RIO AMAZONAS

  1. Excelente experiencia… y de mucha utilidad los tips que das. Espero algún día hacer el mismo recorrido.
    Saludos!

  2. Excelente información , muy útil , buena herramienta para tener una idea clara a la hora de visitar diferentes lugares , muchas gracias!

  3. Excelente experiencia hermano sin duda increible las personas que se pueden conocer en un viaje de este tipo, aun recuerdo cuando te vimos en rio de janeiro despues de mas de 1 mes mochileando jaja saludos desde mexico.

Responder a Jhony Davinson Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top